Article

a4222497067_10

Belafonte Sensacional nos trae Soy Piedra

El 15 de marzo Israel Ramírez, vocalista y guitarrista de Belafonte Sensacional, decidió regalarse -y regalarnos- con motivo de su cumpleaños Soy Piedra, el más reciente material de la banda, conformada también por Israel Pompa en el bajo, Ale en percusiones y armónica, Cristóbal en la batería, Emmanuel en la trompeta y Enrique en percusiones. Esta producción llega a recordarnos que, contrario a lo que muchos piensan, sí hay cosas bien hechas en la escena musical mexicana.

Además, éste álbum está producido por Hugo Quezada, cuenta con la colaboración de Paulina Lasa, Mabbe Fratti y Camille Mandoki, y el arte corrió a cargo de Óscar Coyolli.

El disco, que está compuesto por once canciones que se recorren a través de poco más de media hora, abre con “Segundo Acto de Destreza Juvenil”, que a su vez comienza con una armónica y cuya guitarra no podrá salir de tu cabeza en un buen rato, y el coro laralalezco, menos .

Continúa con un sencillo, “La Noche Total”, cuyo video oficial ya cuenta con más de 10 mil vistas en YouTube, la inconfundible voz del vocalista cantando por momentos en sílabas, los baquetazos y bajeos conforman esta canción que se ha vuelto favorita de muchos.

“Las Distancias” tiene, como el disco en general, tintes nostálgicos que se notan en cuanto se escucha la guitarra acompañada de la voz de Israel, y en frases como “no hay futuro para ti, no hay futuro para mí”, o “no tengo riel si tú no estás”. “La Distancias”, en definitivo, es de las favoritas favorita de Soy Piedra.

Este material sigue con “No llores, Cumbias”, haciendo referencia nada más y nada menos que a Enrique, cuyo apodo era “El Cumbias”, percusionista de la banda, pues la canción la escribió Israel cuando este pasaba por un momento difícil, lo cual convierte esta canción en un gran gesto por parte del vocal.

“Marris” es quizá la canción más viajada de todo el disco, diferente a lo que hemos escuchado hasta este punto, tanto musical como líricamente hablando, cuenta con tonalidades psicodélicas que la hacen muy característica, y es aquí donde entra Camille Mandoki aportando unos coros sin igual.

Seguimos con “Sácate a la carretera”, donde el panorama cambia respecto a la canción anterior, un ritmo más “sucio”, guitarras pegajosas, igualito que el coro, un sonido más desenfadado y despreocupado, más rockanrolero, más Belafonte. Esta canción también cuenta con un video oficial en el que podemos ver a la banda recorriendo pues… una carretera.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Belafonte Sensacional (@belafontesensacional) el

Otro de los temas que cuenta con su propio video es “Epic Aris”, lo primero que nos presentaron de este material antes de sacarlo por completo, así como un lyric video, una gran elección tomando en cuenta que es una canción muy completa que no se va a medias tintas, gran música, gran letra con una gran voz.

“Resistol” anuncia el inminente fin de este disco, una canción más enérgica, en dos minutos de música que acompañan sabiamente con una armónica, Belafonte nos regala quizá la canción más punk de todo el álbum.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

 

Un Oh shit oh fuck en un Alicia hace un tiempo. Gif estereoscópico por @g_rain_ // @androidagifs // @calledestroy

 

Una publicación compartida por Belafonte Sensacional (@belafontesensacional) el

Por su parte,  “Oh Shit Oh Fuck” se podría considerar un himno de este disco, pero eso es cuestión de cada quien, una canción que ansío escuchar en vivo pues se siente como se rebasan de energía, y eso se espera también en una presentación en vivo, aunque el éxtasis no es eterno en la rola, sí se encuentra presente al inicio de esta, y con eso ya vale mucho.

El final de Soy Piedra, llega con “K en el Abismo” es una manera tranquila de culminar un sube y baja de energía y emociones, ya que fue la ideal para terminar de buena manera algo que disfrutaste de principio a fin. Como la cereza del pastel.

285 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail