Article

PURPLENOON_WASHEDOUT

El melancólico “Purple Noon” de Washed Out

Por: Verónica de la Mora

Antes de empezar, armemos este escenario: Nos encontramos en una playa del Mediterráneo observando el atardecer. Pronto sentimos la brisa cálida rosar nuestra piel y observamos el horizonte; los colores cálidos entre el naranja y el rosa dan pie a la noche, que, a través del morado, y el azul nos indican que es el momento para la fiesta.

Esto y más es la postal sonora que nos da Washed Out en su más reciente álbum: Purple Noon, mostrando una combinación de sonidos entre el chillwave, house y algunas referencias al balearic beat que brindan una experiencia suave al escucha.  Sin embargo, este ‘viaje’ llega a convertirse en un retrato plano que parece haber sido sacado de los Lo-fi Hi Hop Beats Radio.

A lo largo de su carrera, Ernest Greene ha demostrado su capacidad de experimentar y hacer mezclas únicas en sus canciones tomando diferentes distintos entre sí, pasando desde elementos hip-hop o rock fundidos en distorsiones vibrantes como en aquel primer EP de 2009, Life of Leisure o incluso el Mister Mellow de 2017.

En comparación con los últimos álbumes que había realizado, Greene vuelve a tomar las riendas en cuanto a composición, grabación y producción (teniendo una colaboración pequeña con Ben H. Allen) haciendo de este disco un trabajo completamente personal, en el que tenemos que remarcar su trabajo como compositor al escribir letras sencillas pero fuertes en las explora las relaciones amorosas desde un encuentro con alguien en una fiesta hasta los conflictos que lleva una separación.

Con una introducción a través de pasajes de sintetizadores y cajas de ritmos en “Too Late”, Washed Out nos plantea un escenario un tanto melancólico pero bailable para ser el gancho a continuar escuchando el álbum por completo.

Con cierta vibra a las guitarras de Phil Collins, el próximo track que nos recibe es “Face Up”, con tempos pausados en el que podemos distinguir cada capa que lo compone desde bajos, percusiones y vocales profundos. “Time to Walk Away” nos lleva a las playas de Ibiza en las que el calor con beats continuos nos hacen bailar y sin dejar atrás ese su línea chillwave.

Retomando un poco el trabajo de su último disco, Ernest regresa esas referencias al hip hop con trap y electrónica suave en “Paralyzed”, que en cuestión lírica es pegajosa siendo una declaración de amor con voces suaves entre el arreglo lo-fi.

Canciones como: “Reckless Desires” y “Game of Chance” bajan por completo el ritmo que había conseguido el músico, regresando a la construcción sonora que habíamos escuchado en tracks anteriores -tal vez “Game of Chace” resulta una pieza diferente en este disco al ser un tema semi-acústico-.

En adelante, Purple Noon se mantiene plano, no muestra algo diferente y gira entorno a las canciones y tempos que habíamos escuchado antes; en vez de resultar algo relajante puede tornarse aburrido.

A pesar de este pequeño lapso de “calma”, Washed Out cierra bien el disco con las canciones: “Hide” y “Haunt”, mientras el primero nos brinda mucha más energía y se vuelve hipnótica, “Haunt” nos da la despedida al “fin de semana en la playa”, haciendo un pequeño flashback en cuestión sonora a sus primeros discos con distorsiones y mezcla de secuencias que son bien acompañadas de la voz de Greene.

En general, Purple Noon se convierte en un álbum en el que sintetizadores, cajas de ritmos y beats bien armados nos dan una experiencia que resulta digna de una fiesta en las playas del Mediterráneo, aunque esta se llega a tornar monótona en momentos. Al parecer Washed Out limitó sus horizontes con este disco, no suena a un disco de su autoría en el aura fresca y desafiante enmarcada cada canción.

351 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail