34919518_1820461084927766_6077521814970433536_o

Kanye West y de donde vienen los pensamientos más hermosos

Hacer una introducción de Kanye West es una tarea titánica, ya que está pasando de ser un un icono pop a una figura pública. De esas que ya tu abuelita sabe reconocer. Esa que piensa que todas las Kardashian son la misma. Poco a poco Kanye ha tenido ese reconocimiento de la sociedad. Alguna veces era aplaudido como la vez que dijo en vivo -junto a Mike Myers demostrando que la improvisación no es nada fácil- que a George W. Bush no le importan los negros. Después del desastre del huracán Katrina.

También esta las más reciente y duradera con Taylor Swift, desde esa vez que interrumpió los VMA´s -la última vez que fueron relevantes, da para pensar si eso habla bien de Kanye o mal de MTV- donde hasta Barak Obama dijo que era un asno por eso. Hasta tiempos más recientes de la mano de Kim K, en donde las redes sociales han explotado y han llevado estos beefs a otro nivel, opacando otro old school como el que tuvo Meek Mill con Drake -este último va a ser mencionado así más adelante-.

Todo esto se ha comido lo más importante de Kanye… su talento musical. No importa que tan asno pienses que sea, que tan pedante, que tan arrogante. Es alguien que hace ver a Alex Rodríguez como alguien humilde. Pero es alguien que ha demostrado que su trabajo va a perdurar, que ha dejado una huella en todo el Hip Hop del siglo XXI y de la música.  808s & Heartbreak es el álbum con la calificación más baja en Metacritic con 75 puntos.

Después de todo esto, es para decir que va a entregar su trabajo más incomprendido, porque pocas veces podemos ver un trabajo tan personal. Algo parecido le pasó a Eminem cuando habló de sus adicciones y todo lo que tiene que pasar por ello. Pero junto a esto, Em se queda cortó. Todo es lo que se requiere de introducción para hablar de Ye, su última placa, autonombrada por un nuevo personaje de sí mismo.

Este album está lleno a referencias de sus batallas con los opiácidos, con sus desordenes mentales, su bipolaridad autodiagnosticada. Sus momentos tensos con su esposa, su “free thinking” que nadie entiende -en referencia a esa entrevista con TMZ-. Sobre todo esto último,  “Wouldn’t Leave” y el colapso que tuvo con la Kardashian más famosa. Una gran letra, profunda y sombría. Algo que te da una idea de cómo se ve el cerebro de él.

El primer track es es una autoparodia,  que prueba que Kanye es muy consciente de sí mismo -algo que se entiende como cliché porque los raperos contemporáneos repiten su nombre más veces que un pokémon- pero Kanye siempre fue diferente. Él nunca ha repetido mucho su nombre, Kanye habla de Kanye en tercera persona, o habla de Ye, en tercera persona. Más que polaridad, parece que tiene personalidades múltiples. 34919518_1820461084927766_6077521814970433536_o

También esta el diss track, uno sutil, para Drake, que tiene al momento del disco Beefs Diss Tracks, tuits y todo eso nuevo que nunca tuvieron Tupac y Biggie, con Pusha T (como director en funciones de la disquera que Kanye fundó en 2004 GOOD Records). Una respuesta indirecta a las otras dos canciones.

Para tener el gancho definitivo para ganar ese drama, mas allá de los tuits y que J Prince dice que si Drake lanza el suyo como se debe, se termina la carrera de Kanye… algo ridículo. Ni siquiera Kanye pude terminar con la carrera de Kanye. Todo eso es el error más grande del disco, que parece que no podrá ser un disco a temporal, siempre estará ligado a este tiempo en particular, por todo lo que sucede, porque las enfermedades mentales no son un tema de solo ahora, pero la manera en que West la maneja sí.

Es un disco novedoso para la carrera de Kanye, siete tracks, inaudito no solo para él, si no para cualquier artista de hip hop que no rebase las 12 en promedio. Además las melodías son menos electrónicas y más orgánicas, incluyendo las voces. Casi, casi rompiendo un paradigma porque siempre ha sabido usar la voz como un instrumento más, cayendo también en los excesos de autotune.


Musicalmente una de las mejores cosas es una sorpresa, una nueva protegida de West, que es de las que cierran el disco 070 Shake, ayuda a darle otro sentido a la unidad que representa el disco sonoramente, le da otro aire, afortunadamente esta firmada con la disquetera, por lo que ya tiene unos proyectos preparándose.

Un disco más lento, que no tiene las prisas de otros beats, incluso el flow a veces rayando en el Spoken Word -en especial el primer track-, y también las voces extras como el penúltimo track, donde además de samplear a Trade Martin, hay cameos de John Legend, Kid Cudi y la ya mencionada 070 Shake.

Haciendo referencia a eso, en los créditos no aparecen las voces, ni las mencionadas en “Ghost Town”, ya que también viene Nicky Minaj, Ty Dollar Sign. Un crédito que también viene invisible es Drake, que escribió el hook de “Yikes” -la melodía tiene un feeling diferente al resto del disco-. con todo y el diss track y las respuestas. Es algo que marca los temas, que parecen que se van comer un poco a la música. El disco más incomprendido que va a tener en su carrera, porque parece que necesitas mucho contexto para entenderlo, eso no quiere decir que lo debas dejar pasar, porque no nunca hace contexto para escucharlo.

249 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail