Hideous Bastard de Oliver Sim

El londinense, conocido por sus labores como bajista, vocalista y compositor en la banda The XX, Oliver Sim, se adentra a un proceso personal de autoconocimiento y aceptación en su material discográfico Hideous Bastard.

No fui un chico que quería tocar, la verdad no veía a los rockstars y decía: yo quiero hacer eso. Lo que sí pensaba era que sí quería hacer música, pero no compartirla con el mundo.

Uno de los primeros artistas que me provocaron eso fue Placebo… Yo creciendo como un chico gay, tenía ciertos artistas como modelos a seguir, me llamaban la atención las mujeres en las películas que tenían ese feminidad y habilidad de ser sexy, pero también mostrar poder y fuerza. Brian Molko y Stefan de Placebo, fueron los primeros hombres que tenían todas esas cualidades, entonces en ese momento significaban el mundo para mi.

Oliver Sim

Después de tener gran éxito con The XX, Oliver se tomó un respiro, que se convirtió en un momento de reflexión, de descubrimiento, del cual comenzaron a nacer canciones que representaban el momento y ahora del artista. «En realidad no me tomó muchos descansos, como pareciera desde afuera, sólo tomo mucho tiempo componiendo… Creo que la covid me enseño mucho a tomarme un break del mundo exterior. Me asilé, pensando que era un introvertido y disfruté mi propia compañía, pero en realidad eso no era yo. Amo a la gente y necesito estar cerca de ellos… Ese fue el mejor aprendizaje que tuve».

Diez canciones que a primera vista se muestran oscuras, pero que con atención precisa a las letras, Oliver nos envuelve en un abrazo y nos dice que todo estará bien. «Este es un álbum sobre tener miedo, vergüenza, que son sentimientos que son oscuros y tristes, pero la Vergüenza, en mi vida ha sido sobre esconderme, pero este disco no es sobre eso, es lo opuesto, lo veo como algo que puedes disfrutar, sin pena. Quise transmitir que soy una persona que trata de liberarse… En estas canciones quise mostrar que en los momentos más tristes podemos encontrar algo bueno». Con una perspectiva muy clara y honesta, Oliver Sim presenta Hideuos Bastard.

Escribir una canción me hace sentir mucho más valiente que cuando estoy haciendo algo en mí día a día, como una conversación, porque al escribir, estoy sólo yo, una conversación conmigo mismo. Poner mis experiencias en una canción no ha sido tan difícil como algunas conversaciones que he tenido en mi vida, incluso con familiares o amigos, me cuesta.

Oliver comenta que a un nivel personal, este disco le ayudó a superar algunos obstáculos que tenía al conversar con otras personas, que lo impulsaron a ser aún más sensible en sus procesos creativos.

Previamente, el Oliver Sim compartió algunos sencillos con su público, lo que les permitió adentrarse al mood del disco y encontrar una nueva faceta del artista. «Lo más difícil de hacer un disco es elegir aquellas canciones que tienen que salir antes, porque serán las que cuentan mejor la historia de todo el disco. Porque un álbum es toda una película y cada canción es una escena, y dependiendo de qué canciones lances, es como se contará la historia… «Hideous» diría que es la canción que más impacto ha tenido en mi vida, pero hay una canción, «Run The Credits», fue la última canción que escribí y se llama así porque veo este disco como mi propia película de terror, es una canción para celebrar, pero también es siniestra y llena de enojo».

Como humanos, en constante cambio, este disco sufrió algunas alteraciones, dependiendo de cómo se sentía Oliver al momento de escuchar de nuevo los avances de las canciones, esto le permitió pulir cada melodía para que reflejará a la perfección lo que quería decir. «Hay una canción, «Saccharine», que tuvo alrededor de 20 versiones y lo más loco es que la versión que quedó es la versión original».

Hideous Bastard es un disco que durante 34 minutos te lleva a encontrarte con tu lado más oscuro, pero al mismo tiempo te hace reflexionar sobre siempre ver el lado bueno de cada situación.

170 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail