Article

65385850_2432213283678410_933578413858357248_n

Un reencuento con Orions Belte: de su primer EP, a su primer concierto en México.

Imagen destacada: Facebook Oficial Orions Belte

Volvemos a encontrarnos un año después, otra vez por teléfono, otra vez a la distancia. Esta vez no es Chris Holm, el que toma la llamada, sino Øyvind Blomstrøm, aunque, en términos prácticos se trata de hablar sobre lo mismo, el proyecto musical que comparten llamado Orions Belte. Y, muchas cosas han cambiado desde entonces. Yo empezaba a entrevistar en Kuadro y los nervios me doblaban a la hora de las preguntas y Orions Belte acababa de sacar su álbum debut Mint.

Ahora, en el 2019, yo, con más experiencia en entrevistas, y ellos, con mucho más recorrido en la música, podemos entablar una plática de más confianza, aunque, eso sí con más prisa que la anterior. Antes de que me comuniquen con Øyvind, me avisan que tiene una presentación en veinte minutos, así que me tengo que apurar con las preguntas. “Con diez minutos me basta”, le digo, y en cuanto escucho esa voz empiezo con las preguntas; la primera, ¿cómo les fue en su primera presentación en México?

“Fue increíble” me dice con voz alegre, “comimos tacos, churros, la gente es muy amable. No sabíamos que esperar y llegaron como 300 personas, así que imagínate. Esperamos regresar pronto.” Recientemente, Orions Belte tuvo su primer show en la CDMX, un logro definitivo para una banda que apenas empezaba a tocar fuera de Noruega. “Nunca lo imaginamos” me dice. “Creamos la banda para ver hasta donde llegamos. Vaya, sí queríamos tocar para gente del otro lado del globo, pero no lo esperábamos tan pronto. Cosas extrañas pasan. Ahora todo está más cerca y el mundo se hace más pequeño”.

Orions Belte.alejandroservin

Øyvind Blomstrøm, suena contento y orgulloso. Habla con una seguridad musical ganada por las últimas conquistas musicales de sus contemporáneos. Orions Belte pertenece a esa camada de artistas noruegos (de Bergen, en específico) que están llevando su música más allá de sus fronteras como Kakmaddafakka o Kygo. “De Kygo, bueno, es simplemente increíble” me dice. “Es el que mejor ha sabido exportar su música, por mucho. La verdad es bastante lo que está pasando en Noruega.”

Recientemente Orions Belte ha sacado un nuevo EP, disponible en Spotify, llamado Slim, material compuesto por tres ingeniosas re-interpretaciones o covers de artistas que les gustan. “Una es de una banda de hip hop, la segunda es una canción brasileña y la tercera es una instrumental de los 50. Quisimos que las tres sonaran actuales. Ese fue el reto. Hacerlas pasar por nuestro sonido”. ¡Y vaya que lo hicieron! Tomaron el hip hop de Ghostface Killah, la maestría brasileña de Milton Nascimento, y una versión mezclada de “Ebb Tide” (versión  The Pussycats) y “Small World” del fallecido Mac Miller y las transformaron en otras cosas que suenan muy distintas.

Orions Belte
Orions Belte

Orions Belte además, prepara nuevo material que saldrá hasta el próximo año, uno nuevo que se sumará a  Mint del 2018. Todavía hay tiempo, y le hago una pregunta nada relacionada con su banda. Es acerca del hip hop. ¿Cómo hasta un grupo de música instrumental, noruega, y pensada para cine, puede tomar influencias del hip hop? “Siempre ha sido música pegajosa que al principio era underground, pero cada día se ha vuelto tan efectiva que los artistas pop no les ha quedado de otra mas que irse acercando” me dice, poniéndole punto final a la entrevista.

Nos despedimos. Él debe tocar y yo, preparar la próxima entrevista. Nuestros caminos probablemente vuelvan a cruzarse algún día, y será muy interesante ver cómo habremos cambiado. Hasta entonces…

 

234 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail