36715012_1917955654894911_2267933544800059392_o

El exitoso debut de The Weeknd en la CDMX

Foto destacada facebook oficial 

Eran poco más de las 9:30 y Abel Makkonen Tesfaye aún no salía al escenario del Palacio de los Deportes. Hacía casi 30 minutos que Belly, el rapero canadiense que abrió el concierto, se había despedido del público mexicano y aunque sus músicos ya estaban instalados, no se veían señales de The Weeknd.

Diez minutos más tarde se apagaron las luces. Comenzó a sonar “Pray for me”, canción pertenceciente al soundtrack de Black Panther. “Buenas noches”, dijo Abel y comenzó a cantar. Invitaba a la gente a saltar y al principio se mostraban un poco apáticos, tal vez por la espera, pero para la siguiente canción, “Starboy”, la actitud mejoro bastante.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de OrlandO (@heisa_starboy) el

Cuando sonó “Party Monster”, en las gradas se podía percibir un pequeño temblor. Los 20 mil asistentes brincaban y cantaban a todo pulmón. Siguió, sin parar un segundo, con “Reminder” y “Six Feet Under”. El formato “remix” parecía gustarle al público, así que siguió con “Low Life”. En las canciones donde origialmente colabora con algún artista, omitía sus estrofas, hasta que llegó “Might not” y el rapero Belly regresó al escenario para cantar con The Weeknd.

Su escenografía era muy sencilla. Sólo tenía una pantalla al centro donde proyectaba distintas figuras dependendiendo la canción, luces de colores y dos pantallas a los lados que transmitían a Abel y algunos asistentes. Cantó “Sidewalks”, “Crew Love” y “House of Balloons/Glass Table Girls” antes de hacer una breve pausa y dirigirse por primera vez al público.

Prosiguió con “Secrets” y todo el escenario se tornó rojo. Para esta segunda mitad del concierto dejó de lado la continuidad entre canciones y comenzó a hacer breves pausas. “Hagamos ruido para mis músicos” dijo Abel, el público gritó y comenzó “I can’t feel my face”, canción con la que comenzó a tener mayor popularidad en 2014. Cuando terminó le mandó besos al público y prosiguió con “I feel it coming”, donde Daft Punk colabora. “Está es mi primera vez en México. Tendré que venir cada año. Muchas gracias, lo aprecio”, dijo al terminar la canción. Continúo con “The morning” y “Wicked games” antes de interpretar “Earn it”, la cuál compuso para el soundtrack de Fifty Shades of Gray y con la que consiguió una nominación al premio de la Academia.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Micaelo Fernando (@micky_powers) el

“Or nah”, “Often” y “Acquainted” fueron las siguientes canciones. Abel abandonó el escenario por unos momentos, pero regresó en seguida para seguir con “Wasted Times” y “Call Out My Name”, ambas pertenecientes a su EP My Dear Melancholy. Para esta última, optó por hacer una versión electroacústica a una guitarra, lo que hizo que en el Palacio de los Deportes se pudiera escuchar con mayor claridad como todo el público seguía cantando.

Finalmente cerró con una interpretación enérgica de “The Hills”. Se despidió del público con un “Gracias, los amo” y se fue. No hubo inconformidad de los asistentes. Aunque tocó poco menos de hora y media, fue un repertorio bastante completo con canciones de todos sus discos, lo cual resultó perfecto para todos aquellos que era la primera vez que lo veían en vivo.

Su debut en la Ciudad de México fue todo un éxito. Se veía venir desde que los boletos se agotaron en la preventa y tuvieron que abrir una segunda fecha.  En general fue un show sencillo con un juego de luces perfecto para la atmósfera de R&B y hip hop que caracteriza al cantante canadiense. 


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ana Bastida (@anny_bastida) el

190 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail