Article

DIEGO_03

URSS Bajo el Árbol lo demostró: son el must de la escena mexa

Noviembre es el mes en que la ciudad se agita con el ansia de un festival como el Corona. Ahora que está a la vuelta de la esquina, se convierte en un momento para que la prensa nacional, volcada en torno a la nueva edición, se pregunte, ¿dónde está el talento mexa que hace años desapareció del cartel de un festival importante? ¿Existe? ¿Dónde podemos encontrarlo?

La respuesta (desde este medio al menos) es SÍ. Sí hay, y mucho. Está ahí, repartido en los foros que, semana con semana, abren sus puertas a las propuestas locales y nacionales como el Foro Indie Rocks!. La noche del sábado fue una demostración de que existen propuestas como Templo RosenCarmen Costa y URSS Bajo el Árbol que llevan años pidiendo la entrada a un público más grande.

La primera, Templo Rosen, es una propuesta interesante que busca acercarse al pop pero fuera de los lugares comunes del synth. Los músicos utilizan las frías guitarras eléctricas, el rasgueo un tanto funk y las armonías vocales para crear un sonido melancólico y dance al mismo tiempo. Buena música de una banda que espero ver más adelante en festivales importantes.

DIEGO_07

La segunda banda es una conocida veterana que lleva ya varios años impulsando el rock de base, garage, frenético, festivo. Los chicos de Carmen Costa no se complican mucho. Si su propuesta es eficiente es porque su rock es directo, duro, ríspido. Tan desenfadado como esa canción que sonó hasta el cansancio en Reactor en el 2017, “Los viejos Vinagres”, que tocaron esta vez sin Uili Damage, ni Jessy Bulbo, pero sí con mucha intensidad. Fue una presentación corta, que sirvió para probar para un par de canciones que están estrenando, pero que ondeó la bandera de que el rock no muere.

 

DIEGO_05DIEGO_06DIEGO_08

Pero el as bajo la manga todavía estaba por salir. Triste que los boletos se hayan regalado, porqué URSS Bajo el árbol es, aunque difícil de digerir al principio, una banda que deben escuchar todos los amantes del rock, la fusión, el progre, y la música en vivo. Como pudieron, los seis integrantes se acomodaron en el pequeño escenario y dieron un show que se puede definir con dos palabras: “INTENSIDAD” y “SATURACIÓN”. Su espectáculo es un golpe a la médula en todos los sentidos.

Primero, en el plano musical. URSS Bajo el Árbol es una banda que colma los espacios con la fusión de sus instrumentos. Su estructura es de una banda de rock, dos guitarras que trazan su propio camino, una batería digna del rock progresivo y un bajo que crea la base donde todo pueda entrar. A eso le incorporan capas de sax un tanto “21st Century Schizoid Man”. Sobre todo eso, Mauricio Solo, canta rolas sobre la vida, el cambio, la transformación, sobre ser un relámpago y anunciar la tormenta.

Todos estos elementos generan un sonido inmersivo, desquiciante a ratos, pero muy capaz de transmitir adrenalina. Eso se nota más en las canciones de Multiversio (2017), en mi opinión uno de los mejores discos español de los últimos años, y del que tocaron rolas como “Profecía”, “Marionetas”, “Playa Paraíso” Pluma en el Vacío” y “Diente de León”. Al set lo complementaron con rolas de sus primeros trabajos como “Turista” y con las más recientes de su nuevo EP, Danzas nocturnas, que era el motivo de la presentación, como “Lovos” “Ella”, dedicada a las mujeres, “Miradas”y la última de la noche “Nos Vamos a Morir”.

Las luces triangulares, los atuendos coloridos, los visuales de la banda, y las sudaderas fosforescentes (con las que regresaron los músicos después de una merecida y breve pausa) fueron un golpe fotónico a las retinas de los asistentes.  Estos elementos ayudan a generar una atmósfera de mucha saturación, y evocan al concepto que les dio mucho resultado a una banda de culto como en su momento lo fue Austin TV.

Si eso no fuera suficiente, URSS Bajo el árbol cuenta con un elemento más que hace de su show un must de la escena mexa, que es ni más ni menos que su vocalista, Mauricio Solo. Él es la razón del boca a boca de sus presentaciones. Un frontman intenso, que saca la lengua, se quita la playera, se acerca al público y hasta salta a la pista para generar un pequeño slam cual concierto de ska.

Se nota que Mau disfruta la escena y los reflectores y que todos se sienten cómodos con lo que hacen, y eso se refleja en su propuesta, una que demuestra que la escena de música mexicana está boyante, variada y potente, y que está buscando oportunidad de llegar a más público melómano….¡Porqué sí lo hay, Corona Capital, talento sí lo hay!

DIEGO_04DIEGO_2DIEGO_01

326 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail